El PCAS solicita un verdadero compromiso municipal con los Derechos Humanos

Domingo Hernández y Joan Baldovir

El Partido Castellano de Burgos ha denunciado este viernes que en la capital siguen existiendo carencias en el cumplimiento de los derechos humanos, porque no hay una “acción decidida” por parte del Ayuntamiento de Burgos, ni de su equipo de Gobierno, para sacar adelante medidas que tiendan a la igualdad en derechos de toda la ciudadanía.

Desde la formación castellana recuerdan las propuestas que realizaron en el fiasco de presupuestos participativos de 2017, donde solicitaban por ejemplo, el análisis en un Informe Anual el nivel de desarrollo de los Derechos Humanos y de los Objetivos del Milenio en el ámbito local, potenciando su conocimiento y cumplimiento. También solicitaron declarar a Burgos municipio libre de armas de electrochoque, como el taser, arma para la que se desconoce si existe un protocolo para su utilización por parte de la Policía Local. Propuestas todas ellas que han sido desoídas por parte del equipo de Gobierno de Javier Lacalle.

Al contrario, tachan al gobierno de Lacalle de caracterizarse por actuaciones “basadas en el hormigón”, dejando de lado otras políticas, incluidas las de derechos humanos e integración, que nunca han significado una prioridad para el alcalde.

Desde el PCAS ponen ejemplos de la inactividad del Consistorio burgalés en este ámbito, como que tras 15 años de gobierno del PP no se haya logrado articular un plan de realojo de la población chabolista. También recuerdan que todavía no existen medidas concretas de integración para la población inmigrante.

SEGUNDO BLOQUE

Desde las filas castellanistas felicitan al movimiento asociativo de la ciudad, que ha logrado que, al menos, la dotación económica del Ayuntamiento de Burgos en cooperación al desarrollo sea importante, o que se lograra el hermanamiento con la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, en Colombia.

En lo simbólico también aplauden la denominación de Derechos Humanos, para una importante avenida de la ciudad, aunque de igual modo lamentan que otra calle, como propusieron los comuneros burgaleses, no fuese denominada “Leyes de Burgos”, ordenanzas promulgadas en nuestra ciudad y que muchos consideran como precursoras de las Declaraciones de Derechos Humanos y del Derecho Internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here