«El jorobado de Notre-Dame está inspirado en el Papamoscas» y otros secretos de la ruta de los libros escondidos

Víctor Hugo se inspiró en nuestro Papamoscas para dar forma a su famoso personaje, el jorobado de Notre-Dame

Rafael Alberti, Valle-Inclán, Hans Christian Andersen o Víctor Hugo «han vuelto» a pasear por las calles de Burgos gracias a la ruta de los libros escondidos, organizada por la Asociación Provincial de Libreros de Burgos.

A través del personaje de Doña Rafaela, la propietaria de una antigua fonda que existió en la calle Vitoria, los burgaleses han podido conocer el paso por la ciudad de algunos los autores más ilustres de la literatura nacional e internacional.

Escenarios como la Catedral, el paseo del Espolón o el Solar del Cid han servido como inspiración para muchos de estos autores que, de una u otra forma, han llegado a pisar nuestra ciudad y se han maravillado con sus atractivos. Pero no sólo los escenarios han sido su fuente de inspiración, el Santísimo Cristo de Burgos, el Cid Campeador o hasta el Papamoscas, tienen su hueco en algunas de sus historias.

Por ejemplo, el escritor Víctor Hugo, visitó de niño nuestra ciudad y quedó maravillado con la figura del Papamoscas y la magestuosidad de la Catedral. Hasta tal punto que cuando escribió «Nuestra señora de París», más conocida por su versión cinematográfica «El jorobado de Notre-Dame», la catedral que describe en la novela se asemeja mucho más la la seo burgalesa que al templo francés. Lo mismo ocurre con el emblemático jorobado, cuya descripción se acerca mucho a nuestro querido Papamoscas.

Estos y otros secretos se han ido desvelando en una ruta que partió de la antigua imprenta de Fadrique de Basilea, en las escaleras que bajan desde la Iglesia de San Nicolás de Bari hasta la Plaza Santa María. Y si hay alguien que se la ha perdido, la ruta regresará, a buen seguro, en un futuro no muy lejano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here