El Ayuntamiento de Burgos busca cesiones temporales para el nuevo museo contemporáneo

El Ayuntamiento de Burgos busca cesiones temporales para dotar de contenido al nuevo Museo Municipal de Arte Contemporáneo que sustituirá al actual Museo Marceliano Santamaría en el Monasterio de San Juan.

La nueva dotación, que se habilitará en el interior del edificio tras las obras que con un presupuesto de casi 2 millones de euros persiguen la puesta en valor del monasterio, dispondrá de una exposición permanente en la que tendrá cabida los fondos del actual Museo Marceliano Santamaría y otros de diferentes creadores locales contemporáneos cuya titularidad pertenece al Ayuntamiento y que, en muchos casos, nunca se han expuesto y permanecen almacenados en dependencias municipales.

El primer contacto para ampliar la exposición con fondos temporales se producirá esta misma semana con los herederos del artista Ignacio del Río y, así, sucesivamente, se mantendrán contactos con otros creadores y herederos para lograr que sus obras puedan ser del disfrute de burgaleses y turistas cuando el nuevo museo abra sus puertas.

La intención municipal de recabar nuevos fondos para la dotación museística coincide en el tiempo con el inicio de la segunda fase de las obras de rehabilitación del Monasterio de San Juan. Esta misma mañana se ha firmado el contrato de obra y las casetas ya se encuentran instaladas en la Plaza de San Juan.

Las obras comenzarán por las fachadas de la antigua iglesia del monasterio y continuarán por la espadaña del edificio, donde se han apreciado en la torre desperfectos que podrían provocar desprendimientos de algunos elementos.

En el interior del edificio, tal y como avanzaba Canal 54 la pasada semana, se construirán unos nuevos aseos en la planta baja, donde se llevará a cabo además una reubicación de espacios y se actuará en el claustro, que se cubrirá con una techumbre similar a la proyectada en las ruinas de la antigua iglesia.

Las obras durarán 10 meses, con lo que estarán finalizadas antes de 2020. La parte más laboriosa, la de la cubierta del claustro, conllevará la instalación de carpas en la plaza de San Juan, en las que se construirá a modo de mecano la estructura que, posteriormente, se trasladará al claustro.

Hasta el 10 de mayo, el Monasterio de San Juan compaginará las obras con su programación cultural pero luego cerrará sus puertas hasta finales de año, cuando reabrirá con una nueva imagen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here