El alcalde saca pecho del Coliseum gracias al San Pablo y a la ACB

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha querido hacer balance de los tres primeros años del Coliseum. ¿Porqué ahora? Quizás porque en cifras más redondas, como pudiera ser el quinto aniversario, nadie puede asegurar quién gobernará Burgos.

En cualquier caso, Lacalle ha sacado pecho de la infraestructura que a punto estuvo de costarle que Burgos volviera a los titulares de los medios nacionales e internacionales, al adjudicarla a la constructora de Méndez Pozo, pocos meses después de las polémicas obras del bulevar de Gamonal.

A su juicio, los 477.000 espectadores que ya han pasado por el Coliseum son la muestra más evidente de que ésta era una infraestructura necesaria para la ciudad. Toda una ganga, según ha señalado el primer edil, que cifra en 7 millones de euros, el dinero que hemos ido poniendo los burgaleses, hasta la fecha, para tener la dotación en las mejores condiciones posibles.

Sin ninguna duda, la inyección de asistencia al recinto es mérito del Club Baloncesto Miraflores y de su ascenso a la ACB, logrando la cifra récord de visitantes en 2017, 150.000 personas. Una cifra que, en los primeros seis meses de este 2018 ya se ha superado.

El alcalde ha esquivado casi todas las polémicas relacionadas con el Coliseum. De los accidentales inicios de la obra, tan solo ha mencionado sentirse orgulloso de haber convencido a quienes estaban en contra de cubrir la plaza de toros.

Ha pasado de puntillas también por la enfermería y los vestuarios nuevos, una obra con un retraso superior al año pero que Javier Lacalle ha mencionado como “culebrón” sin entrar en más historias.

Del Superenduro que se celebró sin los informes preceptivos, del consumo de bebida fuera de los espacios señalados por la ley o de la permisividad a la hora de fumar en el interior del recinto, nada de nada.

Lo que si ha dejado el alcalde es la promesa de acometer tres actuaciones en un futuro inmediato:

Por un lado, habilitar los servicios del primer piso que, por aquello de las prisas en inaugurar cosas, estaban en una situación más que lamentable.
Por otro, mejorar la acústica que no puede ser peor. Bien lo saben Melendi, Ana Belén, Víctor Manuel o los integrantes de la Ópera Carmen.
Además, plantea la creación de una sala de prensa en condiciones, dirigida fundamentalmente al apartado deportivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here