Desmantelado en el alfoz de Burgos un laboratorio ‘indoor’ de marihuana

La Guardia Civil en el marco de la Operación “NOCTIS” ha desmantelado un centro clandestino de producción de cannabis sativa instalado en el interior de una vivienda y detenido a dos hombres, L.S.O. de 40 años y R.C.O. de 44 años de edad, como presuntos autores de los delitos contra la salud pública por cultivo y tráfico de drogas y por defraudación de fluido eléctrico.

La investigación se remonta semanas atrás cuando fuerzas del Cuerpo obtienen información relevante, que hace sospechar de la existencia de una vivienda ubicada en una localidad del alfoz de Burgos, en cuyo interior se podía llevar a cabo labores ilegales de cultivo de marihuana.

Los investigadores llevan a cabo vigilancias discretas sobre una casa rústica al considerar que su interior pudiera esta habilitado para albergar una plantación de cannabis.

A la vez se consigue identificar a dos personas vinculadas con la citada casa, que si bien no residen en su interior sí realizan visitas esporádicas a la misma.

Un registro bajo mandamiento judicial

Avanzadas las investigaciones y con la firme confianza de una más que avanzada fase de desarrollo de la plantación se llevó a cabo un registro domiciliario desvelándose una moderna y profesional instalación con lámparas especiales de gran potencia, material aislante, decenas de metros de cableado eléctrico, termostatos, filtros, extractores y bombas de agua.

El interior de la casa estaba perfectamente acondicionado para mantener varias cosechas anuales, destacando el sistema de riego, de cultivo 100% hidropónico, caracterizado por el empleo exclusivo de agua y nutrientes para el desarrollo y floración de la planta, desestimando el empleo de sustrato.

Junto con las 120 plantas existentes de mediano porte se han aprehendido 2.300 gramos de cogollos ya secos de esta sustancia, por lo que L.S.O. y R.C.O. han sido detenidos como presuntos autores de un delito de cultivo y tráfico de drogas.

Mientras personal del Cuerpo realizaba la inspección ocular del lugar, técnicos de la empresa suministradora de electricidad desplazados a la vivienda confirmaban la presencia de un “puenteado” ilegal, detectado en la instalación eléctrica.

Con ello pretendían “camuflar” el elevado consumo eléctrico que conlleva este tipo de instalaciones, para mantener activos todos los aparatos eléctricos y sacar adelante las cosechas, evitando el alto coste que lleva aparejado y levantar sospechas.

No obstante han incurrido en una defraudación de fluido eléctrico, delito que adicionalmente les ha sido imputado a los detenidos.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción Nº 3 de Burgos y coordinada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Burgos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here