Descubren en Atapuerca más restos de ‘Sara’, una homínida de más de 300.000 años

La campaña de excavaciones en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca ha finalizado con importantes hallazgos, según han apuntado este lunes desde el equipo investigador durante la presentación de los descubrimientos realizados en 2018, en un acto en el que ha participado la consejera de Cultura, María Josefa García Cirac.

El principal descubrimiento, sin duda, han sido los huesos craneales que permitirán a los científicos completar el cráneo de ‘Sara’, una homínima de más de 300.000 años, cuyos restos han aparecido en la Sima de los Huesos.

En la Sima del Elefante se han recuperado diferentes restos de animales entre los que destacan el pigargo y el castor que nos apuntan a la existencia de un ambiente húmedo en la Sierra hace 1,3 millones de años. Además también se ha recuperado restos de ciervo gigante y de gamo.

La campaña de excavación en Galería ha sacado a la luz restos de caballos y ciervos (huesos axiales y craneales) asociados a bifaces y a núcleos utilizados para extraer lascas con las que procesar a estos animales. Se han documentado abundantes cantos de río utilizados como machacadores de huesos y percutores para la talla.

También se han recuperado restos de carnívoro, entre los que destaca una hemimandíbula derecha de león en perfecto estado de conservación.

En Gran Dolina, por su parte, se han recuperado numerosos restos de fauna, entre la que sobresalen fósiles de osos.

En La Pedraja, nuevo lugar de excavaciones, se han identificado diferentes unidades estratigráficas con varios niveles arqueológicos que contienen herramientas de piedra fabricadas con sílex y cuarcita, así como algún resto de fauna en los niveles inferiores.

En la cueva de El Mirador se han excavado niveles del Neolítico final, de unos 5.000 de antigüedad, relacionados con el uso de la cavidad como cueva redil. Destaca la alternancia de niveles con presencia prácticamente exclusiva de restos de ovicápridos, principalmente fetos, neonatos e infantiles, relacionados con la estabulación de animales en periodo de gestación y de lactancia, con otros en los que se documenta una gran variabilidad de especies domésticas y salvajes.

Las excavaciones en Cueva Fantasma han sacado a la luz numerosos restos fechables durante el Pleistoceno Superior, es decir, de una antigüedad de unos 50.000 años.

Entre los restos que se han encontrado destacan numerosos restos de caballo, de otros bovinos, de mustélidos y algunos pequeños carnívoros como el Cuan (perro salvaje).

Hay que recordar que en 2018 se cumplen 40 de excavaciones en Atapuerca y, en esta ocasión, han sido científicos de 22 nacionalidades los que han querido participar en estos trabajos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here