Desarticulado un grupo de la mafia georgiana con al menos 52 robos en Burgos

La Policía Nacional en el marco de la Operación «Cátedra», ha desarticulado una célula perteneciente a la mafia georgiana a la que se le atribuyen 52 robos en domicilios solo en la capital burgalesa.

Este grupo de delincuentes estaba asentado en Burgos, y se ha vinculado a las operaciones «Esponja y Supergen», que dieron como resultado la desarticulación de otras dos células integradas en la misma mafia, en verano.

La Policía Nacional pudo constatar que en el último trimestre de 2018 se experimentó en Burgos un repunte de los robos con fuerza en domicilios, por lo que se inició de nuevo una investigación. Inicialmente se barajó que se tratara de dos nuevas células asentadas en la ciudad, ya que actuaban de manera diferenciada.

En la zona sur de la ciudad los domicilios violentados presentaban restos de hilos de pegamento empleados como testigos marcadores para detectar si una vivienda no estaba habitada. Además las cerraduras habían sido abiertas si emplear la fuerza, y sin dejar restos visibles, utilizando técnicas como el «bumping» o el «impresioning», siempre en cerraduras de llave plana. En la mayoría de los casos no se trataba de segundas residencias.

Paralelamente se detectó también en la zona norte de la ciudad un incremento de robos en segundas viviendas, empleando otro tipo de técnicas como la fractura del bombín o el «ganzuado», es decir, el empleo de ganzúas para atacar cerraduras. En estos casos los ladrones no dejaban marcadores.

Las pesquisas realizadas permitieron comprobar que se trataba de un mismo grupo. Un fotograma obtenido en una cámara de seguridad permitió identificar a uno de los autores de los robos por su marca de zapatillas de deporte, que sólo se comercializaba a través de internet y con origen en Francia. Tras meses de investigación este dato permitió centrar la investigado y relacionarlo con las operaciones anteriores. Esta persona, de origen georgiano, proporcionaba la infraestructura necesaria para que el resto de células itinerantes se asentase temporalmente en la capital y cometiese los ilícitos.

El día 9 de abril los investigadores detectaron que el grupos estaba reunido en una vivienda de la zona sur de la ciudad, y con la necesaria autorización se realizó un registro del inmueble desarticulando un taller artesanal de ganzúas. Se recuperaron los efectos sustraídos en los robos, imputándoles hasta el momento 52 hechos delictivos.

En total se ha detenido a cuatro personas, tres hombres y una mujer, responsables de 52 robos con fuerza, de asociación ilícita e infracción de la Ley de Extranjería. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here