Conde deja en evidencia a Carolina Blasco en la última Junta de Gobierno

Cuando las ganas de contar cosas escasean y cuando un Equipo de Gobierno navega a la deriva, sin rumbo y sin un capitán que maneje el barco, pasan estas cosas.

El pasado jueves, la portavoz del Equipo de Gobierno Local, llegó sin muchas ganas de dar explicaciones a la habitual rueda de prensa en la que se dan cuenta de los asuntos tratados en la reunión de la Junta de Gobierno. La comparecencia se producía al día siguiente de una nevada que, sobre todo en las primeras horas, recibió cientos de críticas en redes sociales por el colapso de algunas zonas de la ciudad.

Con tal premisa, no era de extrañar que los medios de comunicación le preguntasen a la portavoz, Carolina Blasco, si los concejales del Gobierno habían hablado en la reunión de la situación vivida en la jornada anterior.
“No, para nada”, contestó firme y sin titubeos Blasco.

Doce horas después, la concejal de Seguridad Ciudadana acudía a los estudios de Canal 54 para hablar de diferentes cuestiones relacionadas con sus concejalías, y entre ellas, habló de la nevada y de sus consecuencias. Además de pedir perdón a los burgaleses por las dificultades sufridas el pasado miércoles, confirmó que los concejales sí hablaron de la nevada durante la Junta de Gobierno Local. Cuestión esta que Canal 54 ha podido confirmar posteriormente.

Del “no, para nada” de Carolina Blasco al “algo se habló” de Gema Conde, solo habría una mera anécdota si no fuera por la triste realidad que atraviesa el Gobierno Municipal. Las discrepancias entre ambas concejales y las zancadillas que se le han puesto a Gema Conde en los últimos meses, por parte de sus compañeros, salen a la luz día a día.

¿Mintió Carlona Blasco a los burgaleses para evitar dar explicaciones? ¿Quiso quitarse el problema de hablar de la nevada para que fuera su “compañera” la que asumiese las críticas? ¿Se le han acabado las ganas a Carolina Blasco de hacer de portavoz municipal? La actitud de la edil genera más incógnitas que respuestas en lo que sólo puede calificarse como un capítulo más del sinsentido que gobierna el Ayuntamiento de Burgos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here