Casado advierte de un desfase en Sanidad de 830 millones de euros

Verónica Casado, consejera de Sanidad

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha advertido este jueves de un desfase de 830 millones de euros durante su comparecencia en las Cortes para presentar las líneas estratégicas de la Consejería durante esta legislatura.

En concreto, Verónica Casado ha explicado que la previsión del gasto real del Servicio Público de Salud se va a elevar en torno a 830 millones de euros, a finales del ejercicio 2019 debido a un desfase entre la previsión del gasto real y presupuestado, así como deuda de años anteriores.

La consejera ha declarado que «algo está fallando» cuando el organismo que ella preside dispone de más de un tercio de los recursos de la Comunidad Autónoma pero, sin embargo, este esfuerzo presupuestario «resulta claramente insuficiente» para garantizar el modelo sanitario público que quieren para los ciudadanos.

Un modelo sanitario, tal y como ha indicado, público, universal, gratuito y accesible en igualdad de condiciones para todos y cada uno de los ciudadanos requiere de una financiación pública «adecuada y suficiente», que tenga en cuenta las características del territorio: la extensión territorial, la dispersión, la disminución de población en núcleos rurales y el envejecimiento de la población.

Durante su intervención, Casado ha realizado un análisis del vigente estado en el que se encuentra la Consejería que, pese a reconocer que Castilla y León posee numerosos indicadores positivos que demuestran que existen cosas que se han hecho bien, entre ellos el barómetro sanitario de 2018 sobre satisfacción de los ciudadanos con el funcionamiento del sistema, también hay una «gran necesidad» de romper con el «continuismo» de prácticas y modelos organizativos mejorables.

Asimismo, Casado ha señalado que aunque Castilla y León es la comunidad autónoma con mayor número de consultorios y personal médico por cada mil habitantes, con un número de enfermería muy superior a la media nacional, el sistema organizativo es «claramente ineficiente» ya que, por un lado, los pacientes, sobre todo en el entorno rural, se sienten desatendidos y, por otro lado, los profesionales, tanto en Atención Primaria como en Atención Hospitalaria, sufren los problemas de la estacionalidad, la dificultad de absorber el descanso postguardia, la falta de fidelización, la ausencia de sustitutos y las jubilaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here