Burgos y Cantabria se unen para dinamizar la N-623

Burgos y Cantabria se han unido en un proyecto pionero a nivel nacional que pretende dinamizar la nacional N-623, después de que ésta haya quedado en desuso por la apertura de la autovía A-67. Esta carretera, fundamental para las conexiones entre Burgos y Cantabria a través del puerto del Escudo durante años, suponía un revulsivo económico para muchas localidades por las que atraviesa que, después de la inauguración de la autovía, han visto como muchos de sus negocios han echado o el cierre o han prescindido de personal.

Por ello, la Diputación Provincial de Burgos, la Asociación para la Promoción y el Desarrollo de los Valles Pasiegos y los ayuntamientos de Piélagos y Camargo, en Cantabria, llevan trabajando en esta iniciativa más de un año, con el fin de revitalizar la vía y lograr una declaración o figura específica para esta nacional, a través del Ministerio de Fomento, al que se presentará la propuesta en próximas fechas.

La primera actividad que se enmarca dentro de este movimiento transfronterizo es una ruta gastronómica para motos que se desarrollará del 8 al 10 de junio. Una iniciativa en la que, además de las entidades impulsoras del movimiento, también participan los ayuntamientos burgaleses de Sargentes de la Lora, Valle de Sedano y Valle de Valdebezana.

Precisamente el alcalde de esta última localidad, Florentino Ruíz, ha destacado la importancia de esta carretera nacional para el turismo, así como para los propios vecinos de las localidades que atraviesa.

En la ruta participarán cerca de 60 motoristas que, además de conocer los municipios por los que discurre el trazado de esta carretera, tendrán la oportunidad de conocer de primera mano su patrimonio natural y gastronomía. Para impulsar la repercusión internacional de la ruta, se contará con la presencia del periodista Ross Mowbray, experto en rutas moteras y viajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here