Bañeres ve en ‘El Plantío’ el ejemplo de la “mediocridad” y el “despilfarro” de Lacalle

La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Burgos, Gloria Bañeres, ha señalado este viernes que las obras de remodelación del estadio municipal de ‘El Plantío’ son el ejemplo de la “mediocridad” y el “despilfarro” del alcalde, el ‘popular’ Javier Lacalle.

Lo que se presuponía como el proyecto estrella de la legislatura para el PP, se ha convertido, según ha dicho Bañeres, en un proyecto “estrellado” que acarreará muchos problemas a la ciudad.

Gloria Bañeres ha explicado que tras la celebración de una sesión extraordinaria del Consejo del Servicio Municipalizado de Deportes, organizada a petición de Ciudadanos, los técnicos han confirmado lo que la oposición ya había advertido en los últimos meses, que el proyecto estaba mal planteado desde el principio.

Bañeres ha explicado que las irregularidades se han ido sucediendo en torno al proyecto desde el principio y ha destacado que el incremento de su coste, cifrado ya por los técnicos en unos 850.000 euros, es el mejor ejemplo de la nefasta gestión que el Partido Popular ha realizado, también, en este caso.

La portavoz municipal de la formación naranja ha asegurado que la obra se encuentra en estos momentos paralizada, pese a lo que Javier Lacalle y los suyos digan al respecto, por la actuación prevista en la fachada. El alcalde mintió, según ha remarcado, cuando en el pasado Pleno sostuvo que la envolvente sería la misma que se contemplaba el proyecto porque, una semana después, los técnicos encargados del proyecto han asegurado todo lo contrario y han explicado que se trabaja en varias alternativas.

Respecto a los modificados realizados en relación al proyecto inicial, en los que Ciudadanos percibe posibles irregularidades constitutivas de delito, Bañeres ha explicado que a los 4,9 millones de euros del proyecto se suman ahora 500.000 euros más correspondientes al 10% legalmente permitido, 350.000 euros de la posible solución para la fachada, 131.000 euros de los nuevos marcadores y en torno a un millón de euros de una urbanización exterior que también debería haberse incluido en el proyecto. A todo ello hay que sumar el coste de la sustitución del césped, aún no cifrada por los técnicos.

Los problemas en torno a la obra surgen desde el primer momento, según ha apuntado la edil, al no contarse con el pertinente estudio geotécnico del terreno sobre el que se sustentaba la lateral y otros inconvenientes surgidos al ir avanzando los trabajos.

La edil ha asegurado que, con todo esto, la obra no acabará en julio, según apunta la prórroga concedida a la empresa, y ha apuntado que las intervenciones se podrían alargar, al menos, un año.

Por si el sobrecoste no fuese suficiente, Gloria Bañeres ha asegurado que la obra no cumple con las normativas del fútbol aplicadas a nivel nacional y por la UEFA, lo que impedirá, por ejemplo, que un equipo pueda disputar partidos en Primera o Segunda División con las instalaciones proyectadas. El estadio reformado tampoco podrá acoger encuentros internacionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here