Ayuntamiento de Burgos: ¡Menos deporte y más alcohol!

Definitivamente el Ayuntamiento de Burgos no está por la labor de prevenir el consumo masivo de alcohol. Pese a que la portavoz del Equipo de Gobierno Local, Carolina Blasco, avanzó la semana pasada que trabajarían por reducir la tolerancia que existe al alcohol en nuestra ciudad, una muestra de tan solo 7 días ha evidenciado todo lo contrario.

Dos días después de aquellas declaraciones, el Ayuntamiento de Burgos consentía la celebración de un concierto, con venta de alcohol incluida, en una fábrica de la ciudad, sin si quiera tener autorización para ello. Cinco días después, de nuevo el Ayuntamiento de Burgos presentaba su programación en el Centro de Creación Musical, donde el primer evento es una feria de la cerveza en la que se incentiva la visita de menores a través de precios especiales en los menús infantiles.

Y por si eso no fuera poco, la concejal de Sanidad, Lorena de la Fuente, responsable de redactar el plan de drogodependencia, realizó este jueves una rueda de prensa presidida, de manera descarada, por un anuncio publicitario de una bebida alcoholica.

Tres ejemplos en 7 días que demuestan que las palabras de Blasco era, o bien un postureo propio de la situación o bien el desconocimiento más absoluto y peligroso del tipo de política de fomento del consumo de alcohol que está llevando a cabo el Equipo de Gobierno.

Pero es que, no solo promueven el consumo de alcohol, sino que además se cruzan de brazos para generar alternativas contra dicho consumo. Y es que, la principal alternativa para frenar, sobre todo en los jóvenes, el consumo abusivo de alcohol, es y ha sido siempre la práctica del deporte. Una fórmula sencilla para cualquier administración que, en Burgos, tiene todas las pegas del mundo, empezando por el lamentable estado de algunas instalaciones deportivas.

Es más, el Ayuntamiento de Burgos, bajo la concejalía de deportes que dirige Lorena de la Fuente, alquila instalaciones que ni si quiera cumplen con la legislación y con determinadas normativas. Por lo tanto, entre las instalaciones que no cumplen, las que están en mala situación y las que no tienen, si quiera, en cuenta a los usuarios (como ocurre en la remodelación del campo de fútbol de Villatoro), ¿quién va a querer en esta ciudad practicar deporte?

Así pues, con unas instalaciones que no están a la altura y un Ayuntamiento promocionando el alcohol a todas horas, ¿qué se puede esperar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here