Atapuerca, a las puertas de una nueva «época dorada»

José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell

La Sierra de Atapuerca no deja de sorprender y el equipo de codirectores del Sistema Atapuerca ya vaticina una nueva «época dorada» de los yacimientos burgaleses, a consecuencia de los trabajos realizados en el enclave a largo de las últimas décadas.

Los codirectores del Sistema Atapuerca, Eudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro, quienes han presentado la campaña de excavaciones de 2019, han explicado que los yacimientos ya han iniciado un cambio de ciclo que concluirá en cuatro o cinco años, coincidiendo con su jubilación.

Este cambio de ciclo es similar al que se vivió con la jubilación de Emiliano Aguirre, tras la cual se descubrieron algunos de los hallazgos «más extraordinarios» que han arrojado las entrañas de Atapuerca.

José María Bermúdez de Castro ha reconocido que mirarán «con envidia» esta nueva era, ya que los trabajos realizados, y los que se realizarán durante estos años, permitirán alcanzar algunos de los niveles más ricos de algunos yacimientos.

Eudald Carbonell, por su parte, ha insistido en que los trabajos en Atapuerca podrán prolongarse «varios cientos de años» más debido a la riqueza y singularidad de los yacimientos, si bien ha querido dejar claro que los restos más antiguos que se puedan extraer serán, con casi total probabilidad, de 1,5 millones de años.

ARTE RUPRESTRE

Eso sí, Carbonell ha querido destacar que a lo largo de los próximos años se podría concluir toda la secuencia evolutiva desde esa fecha, lo que convertiría en más excepcional al enclave, y ha avanzado que alcanzar algunos niveles en los próximos años podría permitir descubrir, además, arte rupestre del Paleolítico Superior, de la misma época que Altamira.

Esto podría ser posible, según ha dicho, a que se tiene la intuición de que podrían existir varias cavidades de esa época selladas, con aire en su interior y en las que no habría entrado nadie desde hace siglos.

La campaña de excavaciones de este año congregará en la Sierra de Atapuerca a unos 200 investigadores repartidos en diferentes fases. Los trabajos se centrarán en nueve yacimientos, si bien se realizarán sondeos en La Paredeja para tener una visión global de lo que atesora este emplazamiento y, de obtener nuevos vestigios, sumarlo a los trabajos en próximas campañas.

Una parte de los esfuerzos de este inicio de las excavaciones se centran en Cueva Fantasma, donde trabajan ya unos 20 investigadores. En este yacimiento la datación del enclave se antoja fundamental para determinar de qué época o épocas se está hablando y poder realizar las publicaciones internacionales pertinentes, ya que hasta la fecha esto no se ha podido realizar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here