Anuladas las sanciones por incomparecencia al Real Burgos CF SAD

El Tribunal Administrativo del Deporte de Castilla y León (TADCyL) ha anulando las sanciones que el Comité de Competición y Disciplina de la Federación de Castilla y León de Fútbol impuso al Real Burgos CF SAD por su no comparecencia en dos encuentros del Grupo A de Regional, correspondientes a las jornadas 1 y 2 de la temporada 2018/2019.

El Tribunal Administrativo del Deporte de Castilla y León señala en su resolución que «con arreglo a lo indicado, de no ser por la más que reiterada, contumaz desantención de lo establecido en la parte dispositiva del Auto dictado por el antes mencionado órgano judicial por parte de la Federación, debiera haberse mantenido inscrito al Real Burgos C.F. SAD en el Grupo VIII de Tercera División de la Liga Nacional de Fútbol, y no incluirle en la Primera División Regional de Aficionados, como de forma unilateral, caprichosa e injustificada hizo la Federación de Castilla y León de Fútbol».

Tras conocer el pronunciamiento, el Real Burgos ha lamentado la actitud que, como indica la resolución, fue «unilateral, caprichosa e injustificada» por parte de la Federación de Fútbol de Castilla y León con el equipo.

El Tribunal da la razón a los rojipardillos, a los que la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCyLF) colocó en el Grupo A de la Liga Aficionados en una decisión «unilateral», según recuerda el equipo.

CASO OMISO A LA MEDIDA CAUTELAR

La decisión de la Federación se producía después de hacer caso omiso a la medida cautelar del Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid por la que se la obligaba a colocar al Real Burgos CF SAD en el Grupo VIII de Tercera División.

Tras la actitud adoptada por la FCyLF, el Real Burgos C.F. SAD no podía hacer otra cosa, según insisten desde su directiva, que cumplir dicha resolución, lo que hacía imposible que jugase en otra categoría que no fuera la que señalaba el juzgado.

Desde el Real Burgos, condenan que la Federación que preside Marcelino Maté hizo entonces «lo que quiso y no contenta con saltarse a la torera la medida cautelar, y despreciar el Ordenamiento Jurídico, impuso dos sanciones al Real Burgos por no presentarse a aquellos encuentros, a través del citado Comité, que suponían 600 euros por encuentro además de la expulsión de Regional, el castigo de no jugar la temporada 19/20, el descenso a la Provincial de Aficionados y la imposibilidad de ascender en las dos siguientes temporadas».

Tras esto, el Real Burgos alegó y reiteró «hasta la saciedad» que no podía militar en Regional, porque existía una medida cautelar de carácter ejecutivo que le obligaba a jugar en Tercera División, siendo ignorado una y otra vez por la FCYLF.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here