Ahora en serio, ¿Cuándo empiezan las fiestas?

Los ensayos son buenos para pulir los fallos. Y, una vez acabadas las fiestas de este año, más bien parece que estábamos ante un ensayo en el que el guión se iba escribiendo día a día. Si no fuera porque el Ayuntamiento de Burgos publicó el programa 5 días antes, las del 2017 parecerían unas fiestas improvisadas.

El primer problema llevamos años exponiéndolo: las fiestas tienen que empezar a final de mes, pegadas al día 29. En esta ocasión el PSOE se sumó a esta idea pero se quedó solo en la votación. Ya hemos explicado los motivos en años anteriores, pero lo haremos una vez más, a modo de batería: Los estudiantes universitarios ya han acabado los exámenes, muchas personas han iniciado sus vacaciones y pueden disfrutar de las actividades programadas, la gente ha cobrado con lo que disponen de dinero para tapas, teatros, conciertos, toros o lo que deseen, no nos solapamos con las celebraciones de San Juan de muchas localidades españolas e incluso tenemos más posibilidades de un clima mejor, aunque esto siempre es una lotería.

Este año hemos observado unos cambios en la programación que han evidenciado menos actividades y peor repartidas. Se han simultaneado muchas de esas actividades, haciendo imposible acudir a todas. El paseo de Atapuerca ha acogido conciertos la mitad de los días, siendo un desierto la otra mitad. Se ha programado menos teatro en la calle, ni un solo espectáculo itinerante y hasta un día menos en un ciclo tan exitoso y consolidado como las noches de humor.

Pero el agujero gordo de las fiestas se ha vivido por las noches. El primer viernes de fiestas (que es lo que era por mucho que se empeñen en decir que las fiestas empezaron en sábado) fue un absoluto, rotundo y evidente fracaso. Sin fuegos artificiales y sin verbenas, Burgos no daba la sensación de ser una ciudad en fiestas. A partir de ahí, han sido muchos los días en los que la programación nocturna del Ayuntamiento de Burgos invitaba a los burgaleses a irse a la cama en lugar de a disfrutar.

Y sobre estas líneas toca apuntar un tema polémico, pero que alguna vez tendrá que ponerse sobre la mesa. El agravio comparativo de los barrios de Burgos con Gamonal en lo que a programación se refiere. Las actividades de las fiestas se programan en el centro de la ciudad y en el barrio de Gamonal. El resto de los barrios quedan fuera de la programación lo que hace preguntarse, porqué en Gamonal sí pero en los demás no.

Dejamos para el final los clásicos. La barracas, vacías en muchos momentos. Actos como la Ofrenda de Flores o la Cabalgata siguen siendo infinitos, el día de San Pedro concentra un montón de actividades y podríamos seguir con un largo etcétera que obliga al Ayuntamiento a tomar medidas para crear unas fiestas que estén a la altura de una ciudad. Unas fiestas que apetezcan, que gusten a los de dentro pero también atraigan a los de fuera.

Y, si no es mucho pedir, estaría bien que nuestros políticos rebajasen su entusiasmo impostado sobre los actos festivos y se dedicasen a cumplir la ley, impidiendo los macrobotellones que permiten cada día de fiestas en las márgenes del río. Aunque eso, para ellos, no es tan importante como decidir si las fiestas duran 7 o 9 días.

2 Comentarios

  1. “No hay peor ciego que el que no quiere ver ….” cita el dicho popular. Y añado yo : y no hay peor gobernante que aquel que “viendo” el riesgo a que somete a sus gobernados se empeña en no corregir ….. ¿Verdad Sr. Lacalle?
    Solo este tipo de reflexión sirve para explicar porqué se sigue empeñando en mantener una situación insostenible : las barracas en una zona docente, sin condiciones de evacuación adecuadas, con instalaciones precarias ……. Sí, Sr. Alcalde no hacemos referencia a nuestras molestias, que existen y muchas, porque nosotros sí hacemos hincapié en lo que resulta inaceptable para todos los ciudadanos : LA SEGURIDAD que ud. ningunea (con conocimiento pleno) año tras año. No deseamos nada malo pero, si por desgracia ocurriera, no olvide que está plenamente avisado en todos los tonos y de todas las maneras posibles a nuestro alcance.
    Mientras tanto Ud. siga considerando que es “lo más valorado por la inmensa mayoría de los burgaleses” y esperemos que dicha valoración no cambie de forma brusca cuando comprendan que teníamos razón y que Ud. y su equipo, voluntariamente, se lo han estado ocultando por intereses políticos ….

    Jesús Gil de Juana

  2. Las fiestas patronales en una ciudad del tamaño de Burgos son un anacronismo que hay que eliminar, en el sentido de dejar sólo 2 o 3 días festivos en torno a Sampedro, y el resto del prespuesto repartirlo en más actividades culturales a lo largo del año. Burgos no es un pueblo, los que quieran fiestas de pueblos que se vayan a los pueblos que hay cientos en verano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here